Vidrio flotado

 
 
 
Tradicionalmente denominado Cristal Plano, es insustituible cuando se desea obtener una visión clara sin distorsión óptica y constituye la materia prima por excelencia para ser transformado en vidrio templado, laminado, fabricar espejo y manufacturar unidades de doble vidriado hermético, entre otros.

Cuando se fabrica vidrio flotado de color, se incorpora a la mezcla óxidos metálicos que son los que tiñen la masa del vidrio. La intensidad del tono aumenta con el espesor. Es un cristal plano, transparente, libre de distorsión, que tiene sus caras planas y paralelas con sus superficies brillantes, pulidas a fuego. De espesor constante y masa homogénea, presenta una transparencia perfecta. Es el único cristal que satisface las exigentes normas internacionales de calidad vigentes en la industria automotriz.

Para reducir el ingreso de calor solar radiante y disminuir las molestias causadas por una excesiva luminosidad, se produce coloreado en su masa, y/o con un revestimiento reflectivo aplicado sobre una de sus caras.